• carrusel.png
  • carrusel1.png
  • carrusel2.png
  • carrusel3.png
  • carrusel4.png
  • carrusel5.png
  • carrusel6.png

Bienvenidos al Sitio de la Sociedad Rural Reconquista

84° EXPOSICIÓN RURAL 2018 DE RECONQUISTA
15° FORO GANADERO y 16° EXPOSICIÓN REGIONAL
5ta EXPOSICIÓN DEL NIÑO Y LA RURALIDAD

 

  • Preparate para la Expo 2018.-

  • Fecha confirmada del 30 de Julio al 6 de Agosto de 2018.-

 

Bandas de cuatreros, que operan desde hace un tiempo en la zona de la costa del Uruguay, ingresaron a un campo de la localidad de Santo Tomé de donde robaron y faenaron varios animales vacunos lo que ocasionó una gran pérdida económica para el productor.

 

En total ya le han robado 22 cabezas de ganado valuadas en más de 300.000 pesos.

Según se pudo saber, el hecho fue descubierto y luego denunciado por Oscar Almonacid, quien el viernes en horas de la mañana advirtió que un total de siete animales de su propiedad habían sido carneados por una banda de cuatreros que permanentemente vienen realizando este tipo de prácticas delictivas en su establecimiento ganadero “San Germán” y también en otros aledaños. Asimismo, mostró su preocupación ya que no se sabe cómo intentar frenar el flagelo del abigeato que viene creciendo de manera alarmante en esta parte de la provincia.

“Ya no sabemos a quién recurrir”, dijo el productor al graficar la dramática situación por la que viene atravesando desde hace un tiempo a esta parte por estos hechos delictivos. El establecimiento ganadero está ubicado a unos 10 kilómetros de de la localidad de Santo Tomé, que da sobre la costa del río Uruguay.

De los siete animales faenados uno fue realizado en el llamado “Potrero Ranchos” y los seis restantes en un potrero que pertenece al establecimiento “General Isidro Bonifacio Cáceres”, que pertenecería al Ejército Argentino. Almonacid remarcó sumamente ofuscado que en lo que va del año ya le carnearon un total de 22 animales, con un precio estimativo de 15 mil pesos cada uno, lo que hace a un avalúo total de 330 mil pesos aproximadamente, con todo el perjuicio económico que ello significa y acarrea para el productor. “Una cosa es colaborar con la mafia que cada tanto te lleven un animal, y otra muy distinta es que ya se creen dueños prácticamente de todas tus cosas”, señaló Almonacid a Digitalsantotomé.

 

Fuente: diario El Litoral