• carrusel.png
  • carrusel1.png
  • carrusel2.png
  • carrusel3.png
  • carrusel4.png
  • carrusel5.png
  • carrusel6.png

Bienvenidos al Sitio de la Sociedad Rural Reconquista

84° EXPOSICIÓN RURAL 2018 DE RECONQUISTA
15° FORO GANADERO y 16° EXPOSICIÓN REGIONAL
5ta EXPOSICIÓN DEL NIÑO Y LA RURALIDAD

 

  • Preparate para la Expo 2018.-

  • Fecha confirmada del 30 de Julio al 6 de Agosto de 2018.-

 

Inauguración 83° Exposición Nacional de Ganadería, Agricultura, Granja, Industria, Comercio y Servicios

En estos momentos iniciales del discurso anual de apertura de la Exposición de nuestra querida Sociedad Rural de RECONQUISTA, queremos reconocer a todos aquellos que han sufrido los efectos devastadores de las inundaciones o los excesos pluviales, y que los acompañamos en su realidad, su preocupación y su desvelo los hacemos nuestros.

 

A todos ellos, hombres y mujeres templados y aguerridos en la confrontación con la adversidad, les hacemos saber que su conducta ejemplar nos enseña que, en circunstancias penosas y desafiantes, es cuando mejor se pondera la consistencia moral del hombre del campo. 

 

Y tampoco puede faltar, en este momento inicial de nuestro reencuentro anual, una palabra evocativa para nuestros socios fallecidos, Gavino Bosch y María Marta Vicentín y nuestros colaboradores incondicionales, queridos amigos de la Entidad: Horacio Frey y Ruly Maggio, que a todos ellos Dios los tenga en la Gloria. Hacemos un minuto de silencio en su honor. (SILENCIO)

 

Bienvenidos a este acto que celebra el valor del trabajo como fuente de fortaleza y de grandeza.

 

Bienvenidos todos, los productores agropecuarios, la Mesa de Enlace, los Industriales, los comerciantes, los prestadores de servicios, los profesionales, los maestros,  los expositores y el público en general y todos aquellos que conforman el cuerpo productivo de nuestra región y que hacen a esta muestra con su participación.-

 

La política ha sabido reconocer la importancia de nuestra tarea en la construcción y reconstrucción del  país. Después de años de obstrucción y desprecio, la política ha sabido ver en nosotros el hecho de que trabajamos para fortalecer nuestra nación; que nuestra prosperidad es la de la Patria. Y que si bien las herramientas de esa prosperidad no se agotan en el aporte del Campo, de todos modos, el aporte del Campo le es indispensable. 

 

Queremos un país próspero, productivo, competitivo y, ante todo, solidario. Porque en estos últimos años, la necesidad de cambiar y crecer infundió un nuevo aliento a la política, y así fue posible esta reconciliación entre el trabajo agrícola ganadero y la gestión pública. Fue posible porque fue posible confiar en la palabra empeñada. Hemos cumplido con la promesa hecha y se ha cumplido con lo que se nos prometió. Esto genera confianza, base del progreso.

 

Celebramos por lo tanto esta convergencia, que ya está dando frutos. 

 

Y fue por eso que, a pesar de las inclemencias climáticas que azotaron nuestro país en los últimos meses, estamos frente a una cosecha récord, gracias a la inversión, el trabajo y el esfuerzo de cientos de miles de productores.

 

Y conseguimos derribar un mito. Ocurrió lo que siempre dijimos que iba a suceder: la quita de retenciones generó confianza y un incentivo para la producción. 

 

Y gracias al crecimiento de la producción, la quita de este impuesto distorsivo se vio compensada en su totalidad, a través de la tributación de otros impuestos, gracias al dinamismo que generó la inversión del campo. 

 

Porque aumentó la producción, y con ella, las ventas de maquinaria agrícola crecieron un 104% en 2016; y esto es empleo; y en el primer trimestre de este año la venta de tractores fue récord; y esto es empleo; la venta de fertilizantes aumentó un 42% el año pasado; y esto es empleo;las ventas de camiones se incrementaron un 58% en el primer semestre de 2017; y esto es empleo. Para trasladar la cosecha, se necesitarán 6 millones de viajes de camión; y esto es empleo.

 

Está aumentando el stock ganadero, a razón de un millón de cabezas más por año.

El consumo de todas las carnes es el más alto de los últimos cien años, 120 kilos de carne por habitante por año, confirmando que podemos abastecer el consumo interno, al mismo tiempo que consolidamos los mercados externos.

 

Los responsables de la crisis de los últimos años antes de diciembre de 2015 podrán cambiar sus modales, pero las políticas que representan siguen siendo las mismas. Incluimos entre ellos a los que hoy hacen gala de diferenciarse del gobierno anterior, pero que hasta hace poco formaban parte de él y apoyaron políticas nocivas para el campo. Es preciso aprender a pensar en grande, más y más en términos de Nación. Ya no sólo se trata, entonces, de incitar al Gobierno a respaldar al Campo, sino de incitar al Campo a pensar, proyectar y realizar, en la medida de sus fuerzas, un país de instituciones fuertes. A crecer con la ley, a la que todos debemos vivir subordinados. Y a buscar, sin descanso, la justicia social, pues ella representa la dimensión fundamental de la deuda argentina de hoy con los derechos humanos. 

 

Después de lo que vivimos, si hay algo que tenemos claro, es que no podemos volver al pasado. ¡Volver al pasado es volver a generar pobreza, volver al desprecio de las instituciones, de la mentira como forma de justificación del fracaso, todo como recurso político.  ¡Volver al pasado es dejar las puertas abiertas al narcotráfico, y la puerta giratoria para los delincuentes! ¡Volver al pasado es trenes sin frenos, rutas sin destino, y Venezuela como modelo!  ¡Volver al pasado es el insulto y la soberbia por cadena nacional!

 

Debemos trazar una raya entre honestos y corruptos; los argentinos más honestos deben ocupar las bancas del CONGRESO.  Necesitamos: Un Cambio cultural profundo. Una concepción que nos devuelva la esperanza.-

 

No esperemos todo de afuera, busquemos las herramientas para que este lugar se transforme,  busquemos los consensos con nuestros gobiernos, que tienen la obligación de acompañarnos.   

Debemos participar en las instituciones,  si no estamos presentes, ese lugar es ocupado por otras ideas.

 

Participemos, nosotros también tenemos que cambiar !!!

 

El progreso implica poder resolver problemas del pasado, que obstruyen el presente. Avanzar, progresar, es salir al encuentro de esos nuevos desafíos, sólo discernibles si las deudas con el pasado quedan atrás.  

 

Tenemos el Polo industrial más importante del norte.-

Necesitamos mejorar las instalaciones y servicios a nuestras zonas Industriales: Necesitamos accesos consolidados firmes y seguros acorde a los nuevos transportes, además de playas de maniobras y servicios. Abastecimiento de energía, gas para la industria, y servicio de tratamiento de efluentes.

 

Necesitamos antes de ahora la reparación de las rutas provinciales tanto las de suelo natural como las pavimentadas, y finalizar las obras comenzadas, implementar balanzas de control en los caminos asfaltados para evitar su deterioro prematuro. Reclamar las necesidades de este Norte nos une desde todas las instituciones, porque lo que pedimos,  son necesidades y obras postergadas.

 

Necesitamos el Desarrollo Agroindustrial en el interior:

Ser competitivos, a pesar de todas las asimetrías, 

Seguir mejorando el suministro de Energía, un insumo fundamental para las empresas electro intensivo y las empresas todas.

 

Necesitamos una política de estado Nacional y provincial para infraestructura. 

 

Debemos hacer de nuestro país y nuestra región un actor protagónico a nivel mundial en la producción de alimentos. Y para ello, y puesto que podemos hacerlo, debemos medirnos con los países que compiten con el nuestro, en ese escenario productivo. Al hacerlo, al ingresar al mercado mundial con nuestros productos, vamos a generar en el país más empleo, más oportunidades, y eso significa reducir más y más la pobreza, restringir más y más su feroz realidad, arremeter contra lo que tanto daño hace, y por cuya solución poco y nada se hizo durante décadas.

 

A la hora de diseñar estrategias de inserción en los mercados mundiales , no podemos desconocer cómo inciden y se proyectan en ellos nuestros competidores, cuya veteranía, en este orden, no puede ser ni desconocida ni subestimada. Para ello, corresponde tomar en consideración, distintos parámetros: son los que miden la consistencia competitiva de un país. Entre ellos la seguridad jurídica, la estabilidad monetaria, la infraestructura, el sistema impositivo, financiamiento y la inserción internacional. Los convenios colectivos, salvo raras excepciones, no tienen en cuenta la necesidad de estimular la productividad y la competitividad. Los costos laborales no salariales son siderales y frustran, al igual que la industria del juicio laboral. ¿En qué país piensan los jueces laborales que legitiman a diario situaciones como ésas? Se torna, además, indispensable avanzar hacia una reforma impositiva cuyo horizonte consista, al menos, en el aliento a la inversión del sector privado y la seguridad jurídica. Del mismo modo, no podrá demorarse una actualización de la ley de coparticipación federal.

El Campo fue, es y será siempre un formidable recurso de transformación.

 

Vemos y apreciamos el esfuerzo y los avances del Gobierno en la lucha contra la inflación. Bajar la inflación es primordial. Corresponde celebrar que, en un año y medio, se haya bajado la inflación prácticamente a la mitad. Y son necesarios todos los esfuerzos que se hagan para seguir en esta línea. 

 

Las estadísticas demuestran que se ha empezado a proceder con decisión, en infraestructura vial, ferroviaria, portuaria, aero-comercial. Y con costos significativamente menores, en virtud del combate a la corrupción en la obra pública. Es preciso seguir avanzando, para permitir el traslado de las cargas, a costos inferiores a los de nuestros competidores. Y también, son una especial prioridad, las obras que mitiguen los efectos de las inclemencias climáticas extremas.

 

En cuanto al sistema impositivo, éste debe estimular las inversiones, y no ahuyentarlas o impedirlas. 

 

En el marco de este trabajo en pos de la competitividad, que tenemos pendiente, se necesita eliminar la superposición entre impuestos nacionales, provinciales y municipales, y terminar con los impuestos disfrazados de tasas, como Derecho de Registro e Inspección en cuotas fijas y las aduanas internas entre provincias, el peaje que hay que pagar para sacar mercadería de una provincia e ingresar en otra es vergonzoso. Así como también ampliar la base de contribuyentes al sistema, para que la carga tributaria sea compartida, y de esa  manera poder reducirla de forma tal que promueva nuevas inversiones.

 

Nuestra economía tiene una gran presión impositiva / tributaria, y con esa carga se nos dificulta subsistir y generar trabajo privado

 

Hay que profundizar el camino que ya comenzó con la ley de pymes, la ley del emprendedor y otros instrumentos, como el de la ventanilla única de comercio exterior, o la ley de sociedades simplificadas o la de participación público – privada.-

 

Para lograr este propósito, es necesario que concordemos los integrantes de todas las cadenas productivas, precisando cuál va a ser el aporte de cada una para alcanzar precios similares a los de los países que compitan con el nuestro, y acceder así, con ventajas comparativas, a la mayor cantidad de góndolas del mundo. 

 

Es la oportunidad que tenemos los argentinos de unirnos y pensar en el futuro.

 

 

 

Destacamos los programas del Banco de la Nación y especialmente a través de las nuevas líneas de crédito adecuadas y convenientes para la producción y la inversión tanto agropecuaria como comercial e industrial; agradecemos la invitación y la participación en el Consejo Consultivo de la Regional Norte, que esta Sociedad Rural integra juntamente con CONINAGRO, Sociedad Rural Argentina, CARSFE, CREA e INTA, cuyo desempeño ha sido motivo de reconocimiento por parte de las autoridades del Banco y a través del cual hemos podido colaborar con el diseño de líneas de crédito adecuadas a la cría de ganado, a la inversión en infraestructura con plazo y tasas convenientes. 

 

SENASA debe mejorar su funcionamiento como un organismo fundamental de la producción de alimentos,  que nos permita colocar nuestros productos en los mercados del mundo, con programas controlados desde el Estado con recursos suficientes y capaces de implementar esos programas con eficiencia.

 

Además Contamos con el INTA, prestigiosa entidad para Preparar toda la tecnología y conocimiento, debemos volver a caminar juntos, a implementar programas como fue NORSAFE en su momento que tuvo reconocido éxito. 

 

Reconocemos y valoramos la lucha emprendida con resolución y coraje contra las mafias y la corrupción en el Estado y en la sociedad. Es hora de que los jueces y el Ministerio Público se pongan al día para sancionar los delitos cometidos en la década pasada contra la administración del Estado. El fortalecimiento de las instituciones, es también el fortalecimiento de la competitividad. 

 

Otro elemento de competitividad son los acuerdos comerciales, contracara del proteccionismo. Crean previsibilidad e impulsan la integración de la Argentina con el mundo.  No hay otro camino transitable que el de abrir mercados y más mercados en el mundo. La integración más propicia no tiene por qué ser abrupta ni indiscriminada. Se puede dar inicio a esa apertura impulsando a los sectores más competitivos y dejar que aquellos que aún no lo son, tengan tiempo suficiente para prepararse y competir. 

 

También debe tenerse muy en cuenta que, tras largos años de haber protegido sectores ineficientes, se han perdido oportunidades de colocar aquellos productos en los que sin duda somos más competitivos. 

 

Dejemos atrás la esterilidad del pasado, tantas décadas de frustración que solo han servido para apartarnos del mundo y de nuestras mejores posibilidades. Dejemos de vivir de espaldas al futuro. Aprendamos a vender y sepamos comprar. 

 

Conocemos sobradamente las amenazas que se derivan del narcotráfico. Es alarmante la magnitud que ha alcanzado su arraigo en la Provincia de Santa Fe y en Argentina en general. Debemos acompañar al gobierno en su decisión de enfrentarlo. Nuestro porvenir depende de la eficacia con que libremos la lucha contra sus promotores, auténticos criminales con los que se debe terminar, cerrándoles nuestras fronteras y encarcelándolos en el país. 

Sólo se alcanza el progreso donde se está decidido a correr los riesgos de la innovación y de la búsqueda de alternativas hasta el momento insospechadas. Estamos contra la desmesura, tanto la que proviene de la avaricia como la que resulta de un ambientalismo furibundo y renegador del auténtico progreso.

 

Supimos enfrentar la actitud autoritaria del Gobierno anterior. Nos arriesgamos a hacerlo, porque entendimos, y porque entendemos, que hay una sola forma de vivir con dignidad: en libertad y en el marco de la ley, trabajando incansablemente y buscando, con igual tenacidad, la equidad social. Diciéndole no al delito, a la arbitrariedad y a la obsecuencia.

 

Pero convengamos, tras haber procedido así, y recogidos los frutos de nuestro empeño, que enfrentarse a la prepotencia, y criticar sus desmanes, no puede seguir siendo ya nuestra principal preocupación. Y no puede serlo porque la realidad ha cambiado. Y con ese cambio se ha hecho evidente cuál es el desafío que nos impone el presente. Hoy el desafío es construir. Y no sólo como sector, sino ante todo como Nación. 

 

Volvamos a subrayarlo: las soluciones alcanzadas para los problemas del pasado nos sitúan ante nuevos desafíos. Crecer, justamente, es renovar el repertorio de escenarios que cabe encarar. Ante todo, como Nación. Como Nación que sabe hacia dónde debe ir para modernizarse.

 

La calidad de vida de los pueblos tiene sus cimientos en el campo.- Y el gran capital de la Argentina son los productores.- Queda la esperanza de que miremos a nuestro alrededor, dejemos de hacer largos discursos llenos de palabras sin sentidos y caminemos nuestro país hablando con cada productor, con cada empresa, con sus empleados y ellos todos nos darán un reflejo de esperanza del camino a seguir.

 

Para seguir pensando en grande, esta Sociedad se tiene que despertar.

Y preguntarnos, Qué país queremos para nuestros hijos? Que estamos haciendo?

Tal vez es el momento de una reflexión, Volver a nuestras raíces, volver a lo que nos que nos enseñaron nuestros padres y maestros..

Un mensaje a  para nuestros jóvenes:

Tenemos que volver a practicar las enseñanzas básicas.

Nada se consigue sin esfuerzo, necesitamos que estudien, que se capaciten, E instruirlos en la cultura del trabajo.

No existen los genios, lo más importante es el sacrificio.

Uno hace y construye para las metas personales, pero tan importante es el compromiso hacia la comunidad.  Hacer algo por el mundo donde uno vive.

 

Y cuando bajemos de estas tribunas,  podemos recorrer el norte del país en escala. 

Todo está por verse, todo está por construir, todo está por mejorar, solo observemos la aptitud,  y el empeño que  ponemos todos como expositores, esto es más que una muestra.

 Esperamos que nos acompañen,  y nos guíen con políticas de estado consensuadas con el sector productivo. 

El mundo nos espera en sus mesas, el mundo nos mira, ésta oportunidad está hecha a vuestra medida, no rompamos estos sueños de esperanza.

 

Dios acompañe a todos los hombres y  mujeres de buenas intenciones y corazón generoso que quieren cambiar este país.

 

Muchas gracias.-