• carrusel1.png
  • carrusel2.png
  • carrusel3.png
  • carrusel4.png
  • carrusel5.png
  • carrusel6.png
  • carrusel7.png
  • carrusel8.png
  • carrusel9.png
  • carrusel10.png

Bienvenidos al Sitio de la Sociedad Rural Reconquista

83° EXPOSICIÓN RURAL 2017 DE RECONQUISTA
14° FORO GANADERO y 15° EXPOSICIÓN REGIONAL
4ta EXPOSICIÓN DEL NIÑO Y LA RURALIDAD

 

  • Preparate para la Expo 2017.-

  • Fecha confirmada del 31 de Julio al 7 de Agosto de 2017.-

 

Cumple 82 años de fecundo accionar, al servicio de la producción agropecuaria.

Fundada el 24 de marzo de 1935, sus 82 años encuentran a la cooperativa Unión Agrícola de Romang  en pleno trabajo y crecimiento, con obras edilicias ampliadas para ofrecer mejores servicios, revalidando el alto espíritu de superación que trasmitieron sus fundadores. Adhiriendo a este grato acontecimiento de un nuevo aniversario institucional, SEPER Noticias saluda al presidente  del Consejo de Administración, Carlos César Passarino; a los demás integrantes de ese cuerpo directivo; también al gerente Alberto Mendoza, a los socios y empleados de esta querida cooperativa.

Las motivaciones que indujeron a los fundadores a plasmar una cooperativa para realizar la comercialización de los productos trabajosamente cultivados en sus chacras, no fueron circunstancias casuales. Por el contrario, los factores estuvieron directamente entroncados con la angustiosa situación que venía soportando el agro, trasuntada en precios deprimidos y una serie de calamidades climáticas, a lo que como si fuera poco, se sumaba la impiadosa depredación que las plagas ejercían en los sembradíos de estas comarcas. Tal condición adversa devino en la restricción crediticia a los medianos y pequeños productores, apremiante emergencia donde la lucha individual se debatía en su propia impotencia. Allí es donde aparece la figura de Juan Fankhauser vislumbrando una salida en el accionar cooperativo, pues su mente lúcida comprendió que sólo la tarea mancomunada de los hombres en defensa de su producción, habría de conducirlos a revertir esa situación lamentable.

Así fue el comienzo, con un ramillete de pioneros que restaban horas a su descanso para salir a visitar colonos, predicando las ventajas del trabajo en cooperativa. De ese modo, con mucho esfuerzo y voluntad, fueron reclutando los primeros asociados, algunos de los cuales no llegaron a entender la filosofía cooperativista, y desertaron en el camino. Pero la mayoría no tardó en advertir que el tránsito por la senda del esfuerzo, el trabajo y la unión en pos de intereses comunes, era el medio idóneo por el que llegarían a ver coronadas sus más caras aspiraciones. En ese marco se inserta el proceso fundacional, que reconoce como actos previos algunas reuniones y hasta un intento de formalización, acaecido una semana antes de la fecha que quedó grabada en letras de molde en el historial de la hoy octogenaria institución: 24 de marzo de 1935.

 

 Lo que dice el Acta de Fundación de la cooperativa romanense

   El día 24 de marzo de 1935, en casa de Juan Fankhauser, Colonia Romang, Departamento San Javier, Provincia de Santa Fe, se reunieron los siguientes vecinos en segunda Asamblea, con el propósito de formar una cooperativa agrícola limitada: Casimiro Chicherit, Julio Castañeda, Santigo Rufanacht (h), Ernesto Graemiger, Alberto Gerber, Carlos Graemiger, Adolfo Ramseyer, Alfredo Astier, Enrique Graemiger, Alfredo Rufanacht, Santiago Rufanacht, Federico Gerber, Teodoro Ramseyer, Juan Fankhauser y Godofredo Ramseyer.

 

Por unanimidad se eligió a Juan Fankhauser como Presidente de la Asamblea y a Adolfo Ramseyer como Secretario. Por moción de Juan Fankhauser, quedando aprobado formar la Comisión Directiva con 7 miembros, compuesta por un Presidente y un Vicepresidente, un Secretario y un Prosecretario, un Tesorero y 2 vocales, y en la próxima Asamblea se elegirán 2 vocales más. También entonces se elegirán 3 suplentes, un Sindico Titular y un Suplente y 5 miembros para el Tribunal Arbitral.

Por unanimidad son elegidos los siguientes componentes de la Comisión Directiva: Santiago Rufanacht (p), presidente; Alfredo Astier, vicepresidente;  Juan Fankhauser, secretario; Adolfo Ramseyer, prosecretario; Teodoro Ramseyer, tesorero; Ernesto Graemiger, vocal; Julio Castañeda, vocal. Por moción de Juan Fankhauser, queda encargada la comisión elegida, en el plazo de un mes formular y redactar los Estatutos de la sociedad y en la próxima Asamblea General, ponerlos a consideración de la misma.

 

Por moción de Adolfo Ramseyer, se aprueba por unanimidad fijar el valor de cada acción en 5 pesos, siendo la cantidad de acciones, ilimitada. Se resuelve llamar para Asamblea General el día 28 de abril y reunirse en casa de Domiciano Blanco. No habiendo nada más que tratar, el presidente dio por terminada la Asamblea a las 6 horas. Firmado: Juan Fankhauser, presidente - Adolfo Ramseyer, secretario.

La reunión en el boliche de Domiciano Blanco congregó a varios productores, que se mostraron interesados en la Cooperativa. Posteriores citas se realizaron en las casas de Juan Fankhauser, Adolfo Ramseyer, Emilio Frick, Alfredo Astier y Teodoro Ramseyer, donde sesionó la flamante asociación en sus días primigenios. Esta comisión fue completándose tiempo después, al producirse un mayor flujo de afiliados: El 28 de abril, Juan Gassmann ocupó la Sindicatura y el 11 de mayo Jorge Wingeyer y Casimiro Chicherit asumiron como vocales titulares, en tanto las vocalías suplentes correspondieron a Rodolfo C. Bertschi, Santiago Rufanacht (h) y Emilio Rufanacht. También allí quedo materializado el Tribunal Arbitral, compuesto por Juan Gerber, Alfredo Rufanacht y Pedro Astier.

 

Los fundadores, aquel grupo de visionarios que le dio nacimiento

   Este es un tópico que muchas veces dio pie a controversias y opiniones que no siempre se tornaron en aportes esclarecedores al respecto. En ese aspecto, la documentación obrante es la prueba mas fehaciente para disipar incertidumbres. ¿Qué mayor asidero podríamos hallar que el libro original de Actas? Allí Juan Fankhauser estampó con puño y letra, el nombre de los quince campesinos que se reunieron en su casa "...con el propósito de formar una cooperativa agrícola limitada...", según dice el Acta Fundacional que se conserva en los archivos de la UAR.  De ese primitivo documento, extraemos los nombres de aquellos esclarecidos visionarios que dieron vida a la Unión Agrícola de Romang Cooperativa Limitada. Alfredo Astier, Julio Castañeda, Casimiro Chicherit, Juan Fankhauser, Alberto y Federico Gerber, Carlos, Enrique, y Ernesto Graemiger; Adolfo, Godofredo, y Teodoro Ramseyer; Alfredo, Santiago y Santiago (h) Rufanacht.

El hogar propio, patrimonio histórico de Romang

El 15 de julio de 1943 se recibió una nota cursada por el vecino Roberto Hurt, ofreciendo a la Cooperativa la venta  de cuatro sitios con todo lo clavado y plantado, que comprendía el edificio del ex Hotel Romang, exceptuando un ambiente que oficiaba de cocina, construido de chapa, que no era de su propiedad. Para concretar la transacción, solicitaba la suma de 8.000 pesos pagaderos contra escritura. A la vez, aclaraba que una hipoteca a favor de Armando Antille sobre dicho inmueble, daría lugar a su participación en la venta del inmueble.

 

 

Cumplimentados los trámites legales inherentes, se incorpora el local, en un ingente esfuerzo que significó un enorme paso en la marcha ascendente del organismo. Antes de librarlo al uso, hubo que hacerle importantes arreglos y modificaciones, ya que presentaba deterioros a raíz de estar ocupado por-diversas personas a modo de inquilinato. Las tareas de refacción las hizo Francisco Gebauer por 650 pesos, empleando 7.000 ladrillos para ampliaciones. La instalación eléctrica del edificio se confió a Ramón Veiga, quien presupuesto su trabajo en 60 pesos, en los comienzos de 1944.

   Por cierto que la adopción de una medida tan trascendente para el organismo, como el acceso a la sede propia, contó con la masiva participación de los- socios, quienes dieron su beneplácito en Asamblea General Extraordinaria del 10 de octubre de 1943. No podía esperarse otra cosa: no debía desestimarse un local de sólida construcción, gran   amplitud   en   sus   dos  plantas  y con     un     hondo    contenido    histórico, pues   había   pertenecido   al   fundador del pueblo, Teofilo Romang. Agreguemos a ello que la posibilidad de incorporar una planta edilicia era una obsesión en la mente de aquellos precursores. Esta compra marcó el punto inicial de una nueva y fecunda etapa en la vida institucional, ya que a partir de allí se fueron incorporando las diversas mejoras que redundaron en beneficio de  la  masa   de  afiliados. La Cooperativa ha respetado la fachada original del histórico edificio, conservándose prácticamente igual que en sus primeros días. Ello es fácil comprobar, mediante la observación de añosas fotos y cotejarlas con la actualidad. Mérito y gratitud para la octogenaria entidad, que se convirtió en fiel guardián de tan preciado inmueble.

 

    Cuando en 1985 se cumplió el cincuentenario de la cooperativa, escribí la historia de la institución, y en ese marco, tuve oportunidad de entrevistar a los fundadores supérstites, entre ellos a Casimiro Chicherit, quien en el umbral de sus 80 años rememoró: "La Cooperativa nació en momentos difíciles, de años duros y cosechas mal pagas, bajo el impulso de Juan Fankhauser. En su casa tuvimos las primeras reuniones y poco a poco se fueron sumando voluntades, gracias al esfuerzo que poníamos en difundir las ventajas del trabajo cooperativo. Debo destacar a Juan Marchetti de Avellaneda y a Juan Reniero de Los Laureles, quienes con su experiencia, supieron alentar nuestros primeros pasos".

 

Asimismo, no pudo ocultar su emoción cuando dijo: "Al cabo de un corto plazo, la mayoría de los agricultores se adhirieron a la sociedad. Para que tengan idea, basta decir que nuestra institución fue comprando los bienes y útiles que ofrecían los acopiadores particulares al cesar sus actividades. Esto, dicho sin desmerecerlos, ya que habían cumplido un importante ciclo en ese ramo en Romang y zona de influencia".

Comparando tiempos pretéritos con la actualidad de 1985, don Casimiro Chicherit se mostró un tanto desesperanzado por la migración de los pobladores rurales hacia los centros urbanos: "Con los adelantos técnicos, sumado a la electrificación rural y -en algunos casos- el pavimento, la vida en el campo es mucho más fácil que en nuestra época. Yo le digo a los jóvenes, que deben tener muy presente que en la producción agrícola descansa la riqueza de la Nación. Sigan los pasos de sus padres, de sus abuelos, cultivando la tierra y trabajando con una profunda conciencia cooperativista. Ese es el verdadero sentido con que debe actuar nuestro hombre de campo”.

 

En más de ocho décadas de incansable labor al servicio de los productores rurales de la región, se vivieron días aciagos y jornadas venturosas, etapas de esplendor y periodos de decadencia, pero por sobre todo ello siempre prevaleció el profundo espíritu cooperativo que alentaron sus hombres. Quiera Dios que tan inquebrantables principios que portaron como estandartes sus esclarecidos forjadores, arraigue muy hondo en las nuevas generaciones, que en días no tan distantes, tendrán la ineludible responsabilidad de conducirla, sustentando el mismo ahínco que esgrimieron sus predecesores. A los cooperativistas romanenses de ayer, de hoy y de siempre, va dedicada esta nota mostrando el nacimiento de Unión Agrícola de Romang Cooperativa Limitada, que mañana 24 de marzo de 2017 cumplirá sus flamantes 82 años de vida institucional.

 

Fuente: SEPER Noticias: INFORME ESPECIAL PARA TODA LA PROVINCIA,  jueves 23 de marzo de 2017