• carruse1l8.jpg
  • carruse1l9.jpg
  • carruse5l.jpg
  • carruse6l.jpg
  • carruse7l8.jpg
  • carruse9l.jpg
  • carrusel.jpg
  • carrusel1.jpg
  • carrusel2.jpg
  • carrusel5.jpg
  • carrusel7.jpg
  • carrusel8.jpg
  • carrusel15.jpg
  • carrusel88.jpg
  • carusel5.jpg

 

 

El nuevo edificio se emplaza en un solar donado por el Obispado de Reconquista. Cuenta con 2.400 m2 cubiertos y albergará toda la actividad académica desde 2016. 

 

El presidente de la institución ruralista, Ángel Genovese hizo entrega de una plaqueta a los directivos, donde se expresaban los deseos de la institución ruralista, para que la casa de altos estudios tenga buenos destinos en la tarea a desarrollar en nuestra región.

Once campanadas de la Catedral de Reconquista marcaron la hora de inicio del acto formal que dejó inaugurado un sueño: el flamante edificio de la unidad local de la Universidad Católica de Santa Fe, que se erige en un predio de la misma manzana donde hace más 50 años fue construida la sede episcopal de la diócesis.

La ceremonia contó con la participación de la presidente del directorio de la Universidad, Dra. Ruth del Carmen Casabianca, el rector, Mgter. Arq. Ricardo Mario Rocchetti, los vicerrectores académico y de formación, el Vicario General de la Diócesis de Reconquista, Mons. Walter Guido Vénica, el intendente de Reconquista, Jacinto Speranza, los senadores Orfilio Marcón y Hugo Marcucci, y demás autoridades provinciales y municipales.

En primera instancia, las autoridades de la Universidad realizaron el tradicional corte de cintas con el que quedó formalmente inaugurado el edificio. Posteriormente se descubrieron las placas recordatorias del Directorio de la UCSF, de las autoridades académicas de la Sede, APUC, ADUC y de los municipios de Reconquista y Avellaneda.

Tanto el edificio como las placas recordatorias fueron bendecidos por el vicerrector de Formación, Pbro. Lic. Carlos Scatizza.

Desde el año 2000 la Universidad Católica de Santa Fe ha prestado sus servicios, en Reconquista, en el Colegio San José y con el tiempo ha ido ampliando su propuesta académica para dicha región.

Actualmente, la Facultad de Ciencias Económicas ofrece las carreras de: Contador Público, Licenciatura en Administración y Tecnicatura Universitaria Administrativo-Contable. La Facultad de Derecho y Ciencia Política dicta Abogacía y Notariado y la Facultad de Humanidades, las Licenciaturas en Psicopedagogía y en Ciencias Sociales.

El nuevo edificio de la UCSF (Universidad Cótólica Santa Fe) Sede Reconquista está ubicado en la zona céntrica de la ciudad en cercanías de la Catedral y a una cuadra de la plaza principal. El mismo cuenta con 2.400 m2 que constituyen la planta baja y dos pisos en altura, 9 aulas para el dictado de las clases, biblioteca, sala de computación, sala de reuniones, sala de administración y gobierno y servicios generales.

Claro testimonio 

El rector, Mgter. Arq. Ricardo Mario Rocchetti, destacó en su discurso inaugural que “hoy estamos inaugurando el edificio de la sede Reconquista que se constituirá a partir del próximo año lectivo en el ámbito natural para el desarrollo de las actividades académicas de la Universidad Católica de Santa Fe en esta región del país”.

Creo que este nuevo paso viene a “consolidar los servicios de la educación superior en el medio, y en consecuencia es un bien que no solo hace a la institución sino también al sistema educativo de esta comunidad del norte de nuestra provincia”, referenció.

En tanto, indicó que inicialmente este nuevo edificio contendrá los servicios educativos ya existentes pero también está previsto que de un modo progresivo se vayan incluyendo nuevas carreras de grado y actividades de posgrado, actualización, capacitación localizada para distintas instituciones, organismos, empresas y colegios profesionales como así también el desarrollo de la investigación y la trasferencia.

Ante un flamante y colmado auditorio, Rochetti puntualizó que “la universidad como tal no es sino las personas que integran en esencia el encuentro libre de docentes y alumnos que buscan la verdad, toda la verdad, como reza el lema de nuestra institución”. Sin embargo -agregó - no podemos dejar de considerar el “enorme bien que resulta de disponer de los lugares, la infraestructura y el equipamiento adecuados para el desarrollo de las actividades que le son propias. Esto es: la investigación, la enseñanza, el estudio y la transferencia”.

Esta obra constituye un “claro testimonio de la determinación y el esfuerzo que hace y ha hecho la Universidad Católica de Santa Fe por estar presente con una oferta académica seria y sostenible”, sostuvo, al tiempo que consideró “un momento oportuno para dar gracias por tantos bienes, ante todo a Dios por quien todo los bueno está hecho, pero también a un número importante de personas que desde lugares muy distintos y hasta en el algunos caso inimaginables han colaborado con esta obra” 

AGRADECIMIENTOS

El rector Mario Rocchetti subrayó la determinación de “nuestra presidente del Directorio, Dra. Ruth del Carmen Casabianca; a nuestro obispo monseñor José María Arancedo; a los obispos de Reconquista, Ramón Dus, Andrés Stanovnik, y José Macín; un reconocimiento muy especial a la Facultad de Arquitectura que organizó el concurso de ideas que posibilitó elegir la propuesta de nuestra querida amiga arquitecta Alicia Quiroz, quien junto a otros profesionales de nuestra casa desarrolló el proyecto del cual hoy estamos viendo ejecutada la primera etapa. También al arquitecto Carlos Borra, que como secretario de Planeamiento asumió y sostuvo esta obra con una fortaleza realmente admirable, a la Municipalidad de Reconquista, también al arquitecto Juan Tejerina que dirigió la obra, a la coordinadora de la sede María Estela Batistuta, a nuestro secretario de Administración José Omar Lanzamidad, a todas las empresas que han intervenido, a los proveedores y a los operarios”. 

Llama encendida 

Por su parte, de la presidente del directorio de la Universidad, Dra. Ruth del Carmen Casabianca, celebró “la concreción de un gran sueño. Las grandes obras siempre tienen por detrás grandes sueños, visión y pasión de algunos, perseverancia y trabajo forzado de muchos, gran parte de ellos invisibles , y también la guía de una mano inmaterial y silenciosa desde arriba que no podemos evaluarla hasta que no nos encontramos con los frutos”. 

Esta es una gran obra institucional de la UCSF, la morada académica propia que tuvo un anteproyecto en las mentes de otros que nos precedieron trabajando para la universidad 15 años atrás, que pensaron que esta zona iba a ser una zona fértil para producir frutos, rememoró en su alocución. 

En esa línea, apreció que todo proyecto que se pone en proceso de concreción requiere de “animarse a vivir un riesgo, la incertidumbre connatural a cualquier futuro, y de la percepción anticipada de un contexto externo de apoyo y sostén para criar una hija a la distancia, a la cual se le debe mostrar un interés y preocupación genuinos y sacrificio para nutrirla, acompañarla, supervisarla, corregir su rumbo, gran confianza en el Señor para encomendársela”. 

Pero, “los frutos que teníamos recogidos y los que pensábamos por recoger disminuyeron en el momento de la decisión la incertidumbre y el riesgo respecto al futuro. Teníamos un pasado que daba fundamento más profundo a los comienzos de una obra material y un porvenir atractivo que encendieron la llama de la motivación para quedarnos acá”, refrendó. 

Afincarnos, que es lo que hoy celebramos, implica echar raíces duraderas, implica dar sostén y sustentabilidad a la causa que se cobija que es educar, y un profundo compromiso implícito tanto con el ambiente humado como físico de este lugar, . 

Para culminar, expresó “un profundo agradecimiento a nuestros docentes y alumnos, y a todos quienes están hoy acá porque esto nos da la sensación y la vivencia de que la llama sigue encendida y de que tiene sentido el esfuerzo que hacemos por educar”.