• carruse1l8.jpg
  • carruse1l9.jpg
  • carruse5l.jpg
  • carruse6l.jpg
  • carruse7l8.jpg
  • carruse9l.jpg
  • carrusel.jpg
  • carrusel1.jpg
  • carrusel2.jpg
  • carrusel5.jpg
  • carrusel7.jpg
  • carrusel8.jpg
  • carrusel15.jpg
  • carrusel88.jpg
  • carusel5.jpg

 

La Mesa de Entidades Agropecuarias de la provincia de Santa Fe acompaña y avala el comunicado emitido por la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias sobre la inminente sanción y modificación de la ley de Manejo de Fuego, poniendo seriamente en peligro la actividad productiva agrícola-ganadera de la provincia de Santa Fe.

 

Lamentamos además que nuestros Senadores Nacionales por Santa Fe hayan hecho oído sordo al pedido de audiencia solicitado desde las entidades que conforman la Mesa de Enlance Santafecina para poder plantear y analizar en conjunto las nefastas consecuencias de las modificaciones vertidas en dicha ley.

A CONTINUACIÓN TRANSCRIBIMOS EL COMUNICADO DE LA MESA DE ENLACE NACIONAL:

 

“La inminente sanción de la modificación de la ley de Manejo de Fuego pone en

riesgo a la producción agropecuaria en todo el territorio nacional"

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias reitera su alarma ante el inminente avance del proyecto de modificación de la Ley de Manejo de Fuego en el Congreso de la Nación.

A pesar de que ya existe una Ley de Manejo de Fuegos, este proyecto modificatorio pone en riesgo seriamente la actividad productiva agrícola-ganadera en todo el país. En efecto, prohíbe por el término de treinta (30) años desde su extinción cualquier actividad agropecuaria que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera previo al momento del incendio. Esta prohibición se da independientemente de que los incendios sean provocados o accidentales. Cabe aclarar, además, que esta nueva prohibición se aplica a las superficies con bosques implantados o nativos, sumando nuevas restricciones a las ya existentes en la ley de bosques.

Estas restricciones afectan gravemente el derecho de propiedad y son aplicadas incluso a aquellos individuos que no son culpables de estos incendios por tratarse de hechos accidentales o causados por dolo eventual o animoso de un tercero.

Da por asumida, de este modo, la culpabilidad individual del propietario del campo, afectando la garantía constitucional de presunción de inocencia, condenando de antemano al productor de manera prejuiciosa, quien además de haber perdido su capital de trabajo o sus inmuebles por estos hechos debe enfrentar una condena por un evento sobre el cual no tiene responsabilidad alguna.

Estamos en favor de que se legisle sobre el manejo del fuego, pero no podemos dejar pasar por alto esta invasión al derecho de propiedad, ni que se considere a todos los productores del país delincuentes ambientales, o se instaure una mirada prejuiciosa sobre todos quienes trabajamos en la tierra, en especial cuando somos víctimas de hechos naturales o provocados que, de por sí han lesionado nuestra producción y el capital destinado a ella”.